WeCreativez WhatsApp Support
Escribenos a Nuestro WhatsApp
Inicio / La voz del barrio / Villa Katy, un barrio de campesinos que parece vivir en el siglo pasado

Villa Katy, un barrio de campesinos que parece vivir en el siglo pasado

Solo hay una vía pavimentada de las muchas que tiene el sector.

|

Villa Katy es uno de los sectores más deprimidos de la norte de Sincelejo. Inició hace más de 25 años como una invasión de familias que no tenían lugar donde vivir, que desesperadas y buscando un techo que habitar construyeron sus viviendas con mucho sacrificio, en las que han crecido generaciones completas de personas que buscan en pleno siglo XXI, que este sector tenga todo los servicios públicos que necesitan, los que por años les han negado.

Con un deficiente servicio de energía que se  interrumpe varias veces a la semana, dificultando sus actividades diarias y con las escasez de agua, la cual consiguen en pozos y transportan hasta sus viviendas en pimpinas para poder preparar sus alimentos, se enfrentan diariamente estas familias que pese a estar tan cercas del área urbana de la capital sucreña, están muy lejos del desarrollo y bienestar.

En Villa Katy es normal ver en sus calles a los burros transportando agua, así como carretas empujadas por personas que saben que esta es la única forma de que el preciado líquido llegue hasta sus hogares, ante prácticamente nula la presencia de la empresa Adesa.

Muchos de los jóvenes que habitan en este sector de Sincelejo, no cuentan con recursos para ingresar a la universidad, la informalidad es su única fuente de empleo y sobreviven de actividades como el mototaxismo, otros venden productos en carretas por las calles y muchas mujeres son empleadas domésticas, labores que les permiten suplir sus necesidades básicas, alimentar y educar a sus hijos.

INSEGURIDAD Y MIEDO 

El rápido crecimiento alrededor de Villa Katy, en donde se han construido viviendas gratis y de interés social, ha traído consigo varias problemáticas de inseguridad que hoy afecta a sus habitantes, que denuncian acciones como la pérdida de animales, robo de celulares y motocicletas, así como el alto consumo y expendio de sustancias alucinógenas en varios parajes de este sector de la zona del norte de Sincelejo.

En muchos hogares de este barrio, originalmente de campesinos, ven como sus hijos, por falta de oportunidades, han cambiado la manera de sobrevivir para realizar actos delincuenciales que hoy los tienen con la tranquilidad también espantada.

A pesar de las adversidades, Villa Katy se levanta como un barrio olvidado, enfrentándose al tiempo, en donde muchos de sus habitantes, hoy ya cansados por el trajín de los años, solo esperan que su vejez sea digna, pese a que las tierras  que una vez invadieron no son un completo paraíso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *