Inicio / La Voz De Los Municipios / “No estoy inhabilitado”, asegura único elegible a personero de Coveñas

“No estoy inhabilitado”, asegura único elegible a personero de Coveñas

 

De manera contundente y con documentos que soportan su defensa, Carlos Augusto Pestana Imitola, asegura que no está inhabilitado para ocupar el cargo de personero en el municipio de Coveñas, Sucre y sostiene que dará la batalla, porque no ha sido vencido jurídicamente.

Precisa Pestana Imitola, que uno de los argumentos de los señores concejales para no elegirlo y posesionarlo como personero, es que él se encuentra inhabilitado por que fue sancionado con destitución de 10 años por la Procuraduría Regional de Sucre, hecho al que el Juzgado Cuarto Civil del Circuito de Sincelejo, le dio validez para revocar el fallo del Juzgado Promiscuo Municipal de Coveñas, que había impuesto 3 días de arresto contra los miembros de la mesa directiva del concejo de Coveñas por no adelantar el proceso de elección y posesión en dicho cargo.

Señala que esto es absurdo, pues la sanción de suspensión e inhabilidad para ocupar cargos públicos, de la que fue objeto por parte de la Procuraduría Regional de Sucre, ya se cumplió, ya que el falló fue expedido el 26 de octubre de 2009, es decir, que desde el 27 de octubre de 2019 ya estaba habilitado para desempeñar cualquier servicio en la función pública y así lo soporta con los certificados ordinario y especial para el cargo de personero que expide el mismo Ministerio Público.

“Los concejales han hecho fiesta con una publicación sobre la sanción publicada en el diario El Universal el 20 de enero de 2010, indicando que desde esa fecha es la sanción y eso es falso, la sanción es desde el mes de octubre de 2009”, indicó Pestana Imitola.
“NO HE FALTADO A LA ÉTICA PROFESIONAL”
Sobre el argumento expresado por los concejales y sus defensores que: no podrá ser elegido personero quien hubiere sido sancionado disciplinariamente por faltas a la ética profesional en cualquier tiempo, lo que significa que “el abogado que en ejercicio de sus funciones resulte disciplinado por parte de la Procuraduría General de la Nación y sus agentes o por el Consejo Superior o Seccional de la Judicatura, en cualquier momento de su vida profesional, no puede ser elegido como Personero en ningún ente territorial del país…”, Pestana Imitola indicó que como abogado nunca ha faltado a su ética, pues él es abogado titulado desde el año 2016, es decir, que nunca ha sido sancionado, ni disciplinado en el ejercicio de sus funciones.

“Eso es totalmente distinto a la causal del literal d) del artículo 179 de la ley 136 de 1994, que es lo que están argumentando y yo soy abogado titulado desde el 2016 y no he faltado nunca a la ética profesional, si eso fuera cierto yo mismo hubiera renunciado a todo esto, pero jurídicamente no me han vencido y voy a dar la pelea”.

CASO SIMILAR EN QUIBDÓ

Este punto del proceso Pestana Imitola lo compara con el caso del personero de Quibdó, Domingo Ramos Palacio, a quien como medida cautelar el Tribunal administrativo lo suspendió del cargo de personero en este periodo institucional, porque había sido sancionado por el Ministerio Público por un periodo de 10 años para el año 2005, amparándose el Tribunal administrativo precisamente por la inhabilidad contenida en el literal d) del artículo 179 de la ley 136 de 1994, lo que fue revisado por el Concejo de Estado, en la sección quinta Sala de los Contencioso Administrativo, quien revocó dicho fallo y ordenó el regreso de Ramos Palacio a su cargo de personero en la actual vigencia, al considerar que:

“No podría dase por sentada la cristalización del motivo inhabilitante bajo estudio, pues las pruebas obrantes dentro del proceso tan solo dan cuenta de la imposición de una sanción disciplinaria impuesta por la Procuraduría General de la Nación contra el demandado en el año 2005, pero no de una sanción proveniente de las Salas Jurisdiccionales Disciplinarias de los Consejos Seccionales y Superior de la Judicatura, únicas que, según la jurisprudencia del Consejo de Estado, tendrían la vocación de ser proferidas como consecuencia de faltas a la ética profesional de los abogados”.

PESTANA NO HA CONTRATADO CON EL CONCEJO DE COVEÑAS

Otro de los argumentos expuesto ante las autoridades por parte de los concejales y sus defensores, para no darle a Pestana Imitola posesión como Personero, es que suscribió un contrato con el Concejo Municipal de Coveñas el mes de mayo de 2019, pero sostiene que este hecho también es falso.

“Ese es otro hecho falso, yo no he suscrito contrato con el Concejo de Coveñas, el contrato al cual se refieren lo suscribió la doctora Wendy Medina Sáenz, quien me contrata personalmente para una asesoría bajo las reglas del derecho privado, pero el 11 junio de 2019, la doctora Medina Saenz, solicita ante el presidente del Concejo la terminación anticipada del mencionado contrato y antes de esa terminación ya entre la abogada y Pestana no existía ningún tipo de relación laboral como dependiente judicial de la misma. El mencionado contrato que tanto alegan los concejales nunca me lo cedió, porque atendiendo las cláusulas del mismo “el contratista no podía ceder el contrato a persona natural o jurídica alguna”, el cual ante la aceptación de la solicitud de terminación del contrato de la Dra. Medina Saenz suscrito con la corporación se procede jurídicamente a suscribir el acta de liquidación del contrato, por tal circunstancias no existe un acta que autorice y acepte una cesión del contrato estatal el cual se encuentra regulado en la Ley 80 de 1993, artículos 3, 13 y 41 inciso 3 y en el Decreto 1082 de 2015.

Por este hecho, Pestana Imitola instauró ayer una acción de tutela contra el Concejo de Coveñas, porque no dieron respuesta de fondo, clara, precisa y de manera congruente con lo solicitado en su petición, donde exige varios documentos públicos incluyendo el acta de liquidación del contrato de la doctora Wendy Medina Sáenz, documento con el que comprobaría que dicho contrato no se ejecutó, no se canceló y en el cual él tampoco tuvo relación directa, no intervino ni participo en ninguna de las etapas precontractual, contractual y post contractual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *