WeCreativez WhatsApp Support
Escribenos a Nuestro WhatsApp
Inicio / La Voz Judicial / Los peloteros, el negocio redondo en La Vega

Los peloteros, el negocio redondo en La Vega

Pese a los controles de la Policía, e incluso de la Infantería de Marina, cada día son mayores los lanzamientos de pelotas con drogas, celulares y otros elementos, al interior de la cárcel La Vega de Sincelejo.

|

Desde el año 2012 se disparó la actividad de lanzar pelotas con estupefacientes, celulares, navajas y otros elementos, desde el exterior al interior de la cárcel La Vega de Sincelejo, labor que se ha convertido en un negocio bastante rentable para los que la ejercen, quienes ya han conformado toda una red mafiosa y criminal.

El portal LA VOZ dialogó con una persona que por mucho tiempo se dedicó a esta actividad, pero hace pocos meses se retiró debido a la presión de las autoridades. Él entregó detalles con los que da cuenta que en esta labor ilícita participan desde personas que han estado recluidas en dicho penal y otras que siguen detenidas, hasta trabajadores e incluso guardianes, del establecimiento carcelario, situación que según él, es un secreto a voces.

“Los mal conocidos lanzadores de pelotas en la cárcel La Vega de Sincelejo toda la vida han existido. Tienen una vinculación directa con personas privadas de la libertad, que las contratan para que lancen las pelotas o bolas que lo que llevan a dentro es cierta cantidad de droga y teléfonos y en algunas veces navajas. Los famosos lanzadores por lo general son personas que han estado también privadas de la libertad, quienes al salir de la cárcel hacen pactos con los grandes caciques que manejan la droga en los patios para ellos ejercer esta labor constantemente”, aseguró el expelotero.

GANAN POR LANZAMIENTO EFECTIVO

Precisa que las personas que ejercen  labor son muy bien remuneradas, por eso, según él, hay muchos jóvenes que se atreven a ejercer esta labor, que no es más que lanzar pelotas dentro de los patios de la cárcel La Vega.

“A un lanzador le pagan en promedio entre 250 mil y 400 mil pesos por cada tiro que haga. Cada tiro significa arriesgarse a llegar en la parte posterior de La Cárcel y desde allí hacer el lanzamiento, mínimo de 3, máximo 4 pelotas, las cuales en su interior podrían llevar 500 gramos de marihuana tipo cripy y un teléfono o en el caso dado 500 gramos de perico y dos o tres cajas de pastillas ribotril. Cuando el lanzador hace el tiro de 2 pelotas se gana 300 mil pesos y el máximo de 4 pelotas gana 400 mil pesos”.

Sostiene que por lo general los tiros se realizan en la mañana, muy temprano, o en las horas del mediodía, denominada por ellos “la hora boba”. En estos horarios, es cuando obtiene mayor efectividad, tanto el lanzador, como el receptor, al primero lo llaman pelotero o tirador y al segundo, rescatista.

Para hacer los lanzamientos los peloteros se esconden en lotes enmontados o en residencias del sector y una vez la patrulla del cuadrante hace la ronda, proceden a lanzar.

“Este es un negocio redondo para los que manejan la droga en los patios, porque para ellos se les hace mucho más económico conseguir un lanzador que entrarla por la puerta, porque pagándole a uno guardián corrupto este le entra una pelota por 500 mil pesos, de 500 gramos, mientras que las tiradas por un lanzador podría pesar hasta 750 gramos y fuera de eso puede contener un celular u otro elemento”.

Reveló que ya con el estupefaciente al interior de La Vega, el expendedor distribuye las dosis, cuyos valores son: un gramo de cocaína 10 mil pesos, uno de marihuana tipo cripy, 5 mil pesos, valor que también tiene una pastilla o pepa de ribotril.

“Yo estuve detenido en la cárcel La Vega, compartí patio con personas que habían estado en otras cárceles del país y acá estaban felices porque podían conseguir sus dosis de estupefacientes fácilmente. Muchos de los internos aseguran que hay más droga adentro de la cárcel que afuera, esto muestra que al interior de este penal hay una corrupción bárbara que será difícil desterrar, porque todos viven del negocio redondo”, puntualizó el expelotero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *