WeCreativez WhatsApp Support
Escribenos a Nuestro WhatsApp
Inicio / La voz de sincelejo / En Sincelejo operan gluteos con aceite de cocina

En Sincelejo operan gluteos con aceite de cocina

Las malas prácticas podrían terminar en la muerte de quienes desean mejorar su imagen.

|

Falsos productos estéticos siguen siendo ofrecidos en varios municipios de Sucre, por parte de peluqueros venezolanos que sin tener estudios médicos inyectan sustancias como aceite de cocina o silicona para el cabello, en glúteos, senos, caderas y rostro, en ciudades  como Corozal y Sincelejo. Las cirugías exprés tienen un valor comercial desde 200 mil pesos dependiendo de la zona del cuerpo que el cliente desea intervenir.

Pese a que el año anterior falleció un joven, luego de batallar por su vida en una clínica de Sincelejo, víctima de un mal procedimiento porque el líquido que se inyectó en las nalgas emigró a otras partes del cuerpo, los falsos cirujanos siguen utilizando estás técnicas que representan un inminente peligro para la salud y convenciendo a incautos que desean mejorar su aspecto a como de lugar.

Los datos revelados por La Voz, sobre las falsas prácticas realizadas por estilistas venezolanos, han permitido que más detalles del lucrativo negocio salgan a la luz pública,  conociéndose las condiciones higiénicas en la que operan a sus víctimas.

LOS ‘SUPER’ COMBOS

Un litro de silicona fluida, que en realidad es aceite Johnson, o en el peor de los casos aceite de cocina, en una cirugía de glúteos tiene un valor de 300 mil pesos, si el paciente desea realizarse caderas el precio aumenta a 500 mil pesos, pero si también solicita el aumento del busto, todo el paquete es ofrecido por 1 millón de pesos, que puede ser pagado en cuotas hasta que el procedimiento termine, en estos casos se realizan varias secciones para que la víctima no sufra complicaciones como las que se han registrado en el transcurso del 2018.

Con anestesia local para evitar el dolor y utilizando agujas con las que se inyecta el ganado, bombean el líquido en el interior de los músculos, moldeando con las manos la figura de la persona, sin importar el daño realizado en el organismo.

Fuentes cercanas manifestaron a LA VOZ, que pequeñas dosis de los falsos productos estéticos también están siendo aplicados en el rostro para la eliminación de arrugas, metiendo gato por liebre o más bien aceite de cocina por botox, ya que la promesa de eliminar las líneas de expresión o de disminuir el rastro de los años termina siendo una pesadilla, resultando el remedio mucho peor que la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *