Inicio / La voz del barrio / Basurero a cielo abierto en Mochila, incontrolable

Basurero a cielo abierto en Mochila, incontrolable

En varias oportunidades los habitantes han reportado sobre esta problemática del basurero a cielo abierto en el barrio Mochila de Sincelejo, sin embargo, no les prestan atención.

Mochila es uno de los barrios ubicados en la zona céntrica de Sincelejo, pero que parece que estuviera a cientos de kilómetros de una capital de departamento, pues son múltiples los problemas que aquejan a este sector, en donde sus habitantes aseguran que están abandonados por la Administración Municipal, la cual ni si quiera controlar un basurero a cielo abierto, que data de más de 40 años.

Para los residentes de este popular sector sincelejano, este problema es viejo, a la vista de todo el mundo, pero sin embargo, crece, sin que autoridad alguna le preste atención.

Del basurero que hablan, está ubicado en una parte del amplio lote en donde anteriormente se hacían las Corralejas del 20 de Enero de Sincelejo, sitio en donde fue construida una cancha de fútbol, pero sus alrededores quedaron a disposición de personas inescrupulosas que arrojan en el lugar toda clase de desechos.

A pesar que la comunidad ha trato de erradicar el basurero, el problema cada día es más incontrolable.

“Un grupo de habitantes ha luchado desde hace tiempo contra este problema, pero se cansaron y ya no están atentos a la situación. Es lamentable que este barrio a pocos metros del centro de la ciudad este en estas condiciones. Aquí arrojan basuras de todo tipo, desechos hospitalarios, llantas, animales muertos, escombros y eso lo hace tanto gente de aquí como otras que vienen de otros sectores. Aquí hemos encontrado colchones, muebles viejos, en fin toda clase de basura y nadie dice nada”, aseveró Alcides Cumplido.

Para muchos la situación empeora los fines de semana, pues son los días en que más se arroja basura en el lugar, por lo cual hacen un llamado a la Administración Municipal de Sincelejo, para que le preste atención a la problemática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *