Inicio / La Voz Judicial / Pistola, un plan para matar

Pistola, un plan para matar

 

 

Pese a las medidas de autoprotección para no ser asesinados por las balas de los sicarios que integran el plan pistola del Clan del Golfo, en Sucre, policías aseguran que al parecer los chalecos antibalas se pudren en una bodega del comando central en Sincelejo.

La neutralización por parte de las autoridades de alias Pablito, uno de los cabecillas más importantes de la estructura criminal “Clan del Golfo”, desencadenó el denominado “plan pistola”, organizado solo para matar agentes de la Policía Nacional.

Así, como si se repitiera la historia del temido Pablo Escobar Gaviria, en retaliaciones a las acciones de la Policía, el Clan del Golfo, ofrece hasta 2 millones de pesos, por la cabeza de agentes de la institución que en los últimos días han atacado contudentemente las acciones delictivas de narcotráfico y extorsiones.

Antioquía, Córdoba, Chocó y Sucre fueron los primeros departamentos en ser atacados por la organización criminal, con atentados a patrullas o de manera individual a los policías, hechos en los que fueron asesinados varios y otros heridos. Al principio las autoridades creían que se trataban de hechos aislados, pero la historia es otra, pues con el pasar de los días, los tristes y criminales hechos se han ido expandiendo hacia otras regiones del país.

El primer hecho que enlutó a una familia en Sucre fue el asesinato del patrullero Carlos Armando López Gómez en zona rural del Municipio de Carepa Antioquia, oriundo de Corozal. El segundo caso que afectó la tranquilidad de la ciudadanía de la capital sucreña, fue el atentado a dos uniformados que se encontraban en un retén de control en la calle principal del barrio Pablo VI en inmediaciones de la Institución Educativa Normal Superior en Sincelejo, en el hecho resultaron heridos dos policías y tres civiles, logrando la captura por parte de las autoridades de uno de los presuntos responsables de este atentado.

Otra familia que también se enlutó, fue la familia del patrullero César Orlando Chávez González asesinado en zona rural de Montería, quien fue despedido con honores en su natal Ovejas.

El más reciente hecho que generó repudio entre la ciudadanía sincelejana y aumentó la zozobra, fue el asesinato del Intendente Deivis David Cárdenas Díaz, ultimado a bala  mientras conducía una patrulla por la calle principal del barrio Puerta Roja. Con este crimen Sucre se convirtió, hasta el momento, en el Departamento más afectado por los ataques del “Plan Pistola”. En declaraciones entregadas a los medios sobre este hecho,  el teniente coronel Javier Castro, quien se encontraba ese día como comandante encargado de la Policía en Sucre, aseguro que Cárdenas Díaz, llevaba puesto el chaleco antibala, sin embargo, las imágenes  grabadas por la misma comunidad  cuando trataban de auxiliar al uniformado, se evidencia que este solo llevaba puesto el uniforme, testigos aseguran que tampoco llevaba su arma de dotación.

El “Plan Pistola” ha obligado a los agentes de la Policía a tomar una serie de medidas de autoprotección, que van desde sus desplazamientos, hasta elementos de protección como chalecos antibalas, que en muchos casos son adquiridos por los mismos agentes, quienes dicen sentirse un poco desprotegidos por la misma institución por la cual están corriendo peligro.

En el caso de Sucre, aseguran los mismos agentes, que muchos no cuentan con chalecos antibalas, mientras en las bodegas del comando central de Policía en Sincelejo, se pudren cientos de estos y sin esa protección deben salir a patrullar y dejar sus vidas a merced de las pistolas de los gatilleros del golfo.

Según el balance entregado por el director nacional de la Policía, General Jorge Nieto, hasta la fecha se han presentado 13 asesinatos a uniformados de la institución, 37 han resultado heridos con arma de fuego y como reacción a estos hechos han logrado la captura de 34 presuntos responsables de estos casos, 4 abatidos en diferentes operativos, 3 aprensiones, 51 armas de fuego incautadas, 680 cartuchos, 58 granadas de fragmentación, 13 motocicletas, 11 celulares, 80 proveedores, todo lo anterior incautado a integrantes del denominado “Clan del Golfo”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *